8 de enero de 2012

Nada me atrai. 
Nada me provoca. 
Uso as palavras como alimento.
E continuo à deriva.

No hay comentarios:

Blog Archive